¿Qué es el método Pikler?

¿Qué es el método Pikler?Al contrario que la pedagogía Waldorf, la educación libre o el método Montessori, desconocía el método Pikler por completo hasta hace unos años cuando una amiga me invitó a un taller sobre esta temática. Ahora escucho hablar cada vez más de ella. Quizás has escuchado su nombre, o te suena el concepto movimiento libre. Vamos a profundizar un poco más…

¿Quién fue Emmi Pikler?

Emmi Pikler (1902-1984) estudió pediatría en Viena y desarrolló su carrera profesional en Budapest. El año 1946 recibe el encargo de dirigir una institución para huérfanos y niños/as abandonados menores de 3 años. La II Guerra Mundial había dejado una gran cantidad de niños/as huérfanos/as que vivían acogidos en orfanatos en condiciones lamentables. Pikler se propuso modificar la situación demostrando que estos niños podían educarse y crecer en condiciones adecuadas, aun residiendo en una institución. En 1970, el instituto Lóczy fundado por Pikler se convirtió en un centro de educación e investigación para la mejora del desarrollo de los más pequeños. Emmi Pikler dirigió el Instituto que trae ahora su nombre hasta 1979. Hoy, más de cien años después del nacimiento de su fundadora, el Instituto Pikler continúa acogiendo niños con el mismo rigor y la misma preocupación en su bienestar, con la misma voluntad incansable de ofrecer a cada cual aquello que necesita. Si tienes curiosidad para saber más acerca de Emmi Pikler, te dejo un enlace aquí.

Los principios fundamentales del pensamiento de la doctora Pikler son:

1. El valor de la actividad autónoma

El pensamiento de Pikler tiene como base la confianza y el respeto al/la niño/a, considerándolo una persona desde el nacimiento, una persona que es parte activa de su propia evolución, una evolución que se basa en la actividad y en la autonomía. Emmi Pikler confía en el niño, en la capacidad innata y social del aprendizaje de los bebés, cree en su capacidad de desarrollo autónomo. Busca favorecerlo respetando su iniciativa en el proceso de evolución de sus movimientos libres, en la manifestación de su desarrollo psíquico, en su juego, en su pensamiento y en su comunicación con los/las otros/as.
Cuando el/la niño/a actúa por su propia iniciativa e interés, aprende y adquiere capacidades y conocimientos mucho más sólidos que si se intenta inculcar desde el exterior estos mismos aprendizajes.

2. El valor de una relación afectiva privilegiada y la importancia de la misma

Para un desarrollo autónomo hace falta primero un apego seguro. Es muy importante sentirse querido y tranquilo para confiar en uno mismo así como en los demás.
Romina de Teta-à-porter

El adulto no interviene de forma directa en la actividad del niño, ni para distraerlo, ni para ayudarlo en sus acciones, ni imponiéndole una estimulación directa o una enseñanza que, en lugar de ayudar a la actividad y a la necesidad de autonomía del niño, lo convierten en un ser pasivo y dependiente. El adulto sólo estimula las actividades de una forma indirecta, creando las condiciones de equilibrio del desarrollo emocional, afectivo, psicomotor e intelectual:

  • Seguridad facilitada por un vínculo profundo y estable, por un interés auténtico y una actitud de respeto por parte del adulto hacia el niño.
  • Valor afectivo del sentimiento de competencia que el niño percibe no sólo en sus relaciones con el adulto sino también en aquellas que inicia con motivo de su actividad autónoma.
  • Riqueza y adaptación del entorno del/de la niño/a, diversidad del material que se pone a su disposición, que responde a sus gustos y a las diversas posibilidades de experimentación en función de su estadio de evolución.
  • Riqueza del lenguaje durante los intercambios: gestos, palabras y otros medios de expresión propuestos por el adulto que permite al niño situarse convenientemente en los acontecimientos que lo afectan.
  • Respeto hacia el ritmo de las adquisiciones motrices de cada niño, que siempre se encuentra en una situación que domina por sí mismo, y no se ve forzado a adoptar una postura que sobrepase sus posibilidades

E.Pikler - momento de cura3. La necesidad de ayudar al/la niño/a a tomar conciencia de sí mismo y de su entorno

Los niños sanos se interesan por el mundo que los rodea y consecuentemente actúan. Para que puedan desarrollar su iniciativa, Pikler considera imprescindible proporcionarles en primer lugar un marco de vida estable, tanto física como psíquicamente, un adulto de referencia para cada niño, unas curas cariñosas y unas atenciones personalizadas al máximo, que les dan la seguridad necesaria para su actuación libre e independiente. En este contexto es imprescindible facilitarles un entorno y un material adecuado a las necesidades funcionales y a sus intereses.

Sabemos de qué manera el niño acoge, en cada edad, a los adultos conocidos o desconocidos cuando ve que se le acercan, pero casi no sabemos qué le pasa al niño, contento y satisfecho, cuando nadie lo ve, cuando juega en el lugar donde lo hace habitualmente, un lugar espacioso, adaptado a su libertad de movimientos y provisto de variedad de materiales, previamente estudiados, tanto motrices como manipulativos. Para el/la niño/a, este tiempo es tan importante y valioso como los que puede pasar en nuestra compañía. Si podemos observar al/la niño/a en estos momentos sin que él nos vea, nos damos cuenta de su actitud de exploración, tranquilidad y alegría.

Todo esto es posible si el/la niño/a disfruta de una plena sensación de seguridad, y el fundamento de este sentimiento lo constituye la experiencia de ayuda inmediata cuando tiene necesidad. Esto quiere decir que cuando el niño “hace saber” que tiene un problema, el adulto, aunque se encuentre fuera de su campo visual, tiene que aparecer inmediatamente, o al menos hacerle saber que lo ha oído y está presente. De este modo, para el bebé, el hecho de estar solo no supondrá estar abandonado, sino largos momentos de serenidad y de juegos tranquilos.

E.Pikler - movimiento libre4. El desarrollo del movimiento del niño en autonomía y por su exclusiva iniciativa (el movimiento libre)

Se podría decir que el Movimiento Libre consiste en dejar que el bebé se mueva libremente y sin intervención del adulto. El movimiento se da de forma espontánea y autónoma. Al bebé/niño/a no se le coloca en ninguna posición a la que no haya llegado por sí mismo/a (salvo la inicial boca arriba) y en ningún caso se le exige, anima o incentiva a que realice ningún movimiento ni logre ninguna posición.  El movimiento del niño/a es libre y está liberado de cualquier voluntad ajena a sí mismo (movimiento autónomo).”

¿En qué se basa el movimiento libre?

  • Confianza plena en la iniciativa del/de la niño/a y en su capacidad para moverse y relacionarse con el mundo que le rodea, objetos y seres.
  • El desarrollo psicomotor es un proceso madurativo que no necesita de enseñanza.
  • Un desarrollo armónico de la lateralidad, el equilibrio y el movimiento solo puede estar asegurado cuando dejamos que estos maduren y se desarrollen a su propio ritmo, un ritmo que debe estar marcado por la iniciativa del/de la niño/a y no por la del adulto.”

Texto citado de Romina de Teta-à-porter

La imagen que más me ha impactado de un documental sobre el instituto Loczy que vi en ese taller, es de una zona de juego bastante amplia, con 6 bebés que todavía no se sientan solos, cada uno muy ocupado investigando, desplazándose a su manera, mordiendo un juguete, haciendo la croqueta, todos tranquilos, con la cara llena de calma y satisfacción y… sin ningún adulto! Después se ve a la acompañante, sentada fuera de la zona de juego, fuera de la vista de los bebés, atenta, tranquila.

Me impresionó ver que no necesitaban a nadie que los entretenga, que no lloraban porque querían que los cogieran, que no estaban intranquilos por estar solos…  Me di cuenta que mi convicción interna era que para cuidar de bebés una tenía que hablarles, hacerles reír, ocuparlos constantemente para que no lloren.

¿Y no es esta una creencia muy extendida?

Qué alivio cuando entendí que no es así, que lo más importante es nuestra presencia y mirada amorosa, mayormente en silencio! Transformar la figura de la adulta acompañante de payasa montando un espectáculo a hada madrina protectora, amorosa y silenciosa ha marcado un antes y un después en mi relación con los/as niños/as.

Ambas partes ganan tranquilidad, y los o las pequeñas pueden expresarse, experimentar y descubrir el mundo de dentro hacia fuera, a su ritmo. El silencio da espacio a que surjan pequeños momentos tan ricos, tan plenos, tan mágicos… El disfrute de un logro conseguido de forma autónoma, el tocar por primera vez una textura nueva, la experimentación con materiales que cobran un nuevo sentido que nuestra mente adulta no hubiera imaginado nunca.

Estos momentos, observados y sentidos en silencio, manteniéndonos al margen, son un regalo divino, unico, precioso. ¡Estoy muy feliz por haber logrado descubrir el acompañamiento en silencio y la presencia casi invisible pero atenta y amorosa cuando estoy con los/las niños/as!

Si te llama saber un poco más, y sobre todo cómo aplicar los principios educativos de Emmi Pikler en tu día a día,  te recomendo un blog que me inspira muchísimo, Teta-à-porter. Todo el blog es muy interesante, y en particular y relacionado con este post, los artículos La autonomía como conquista en 15 reflexiones prácticas, Movimiento libre y actividad autónoma. ¿Qué implican? y Movimiento libre y vida cotidiana.

Si estás cerca de Girona y te gustaría ver este método en la práctica, te recomendo visitar a 7 Estrelles, un Lugar de juego y crecimiento fundado por mi madrina en esto de la educación respetuosa, la que me dio el empujoncito de entrada, me abrió la puerta para cambiar de mirada. De 7 Estrelles también son las fotos de este artículo. ¡Gracias Nuria!

Si vives en cualquier otro lugar de España y quieres saber si hay algún proyecto Pikler cerca de ti, aquí te dejo un enlace a Ludus.org, un directorio de pedagogías alternativas muy completo, que cuenta con 853 proyectos registrados por todo el país.

Y para acabar, si te interesa conocer otros métodos de educación respetuosa, te puede interesar mi artículo ¿Qué es la educación libre?.

¿Te apetece dejar un comentario? Gracias por leerme, ¡y hasta pronto!

8 comments

    • Sara says:

      Hola Romina,
      Perdona de nuevo por haber tardado tanto en responderte. Soy muy despistada con el móbil, soy nueva en todo esto.
      Lo siento mucho por haberte “plagiado” sin saber lo que hacía… Y por el mal rato que debes haber pasado.
      Quiero agradecerte porque gracias a ti he aprendido muchas cosas, entre ellas, como citar textos que no son mios correctamente, mirar todas mis cuentas de email al menos una vez al día, preguntar al autor si puedo citar su texto antes de hacerlo… respirar antes de contestar en caliente… Y espero poder aprender tambien a explicarme mejor, y a hablar desde el amor… ¡ Grácias, que regalo ha sido al final!
      Siento mucho toda esta confusión,
      Un saludo
      Sara

  1. Adela says:

    Todo bastante interesante, ya lo conocía de la mano de Romina Pérez Toldi y su blog “Teta á porter”, es de ella verdad? Es que no veo que los textos estén entrecomillados y eso genera confusión.
    Te lo digo porque imagino que no querrás perder credibilidad entre tus lectoras, verdad?
    Un saludo.

    • Sara says:

      Hola Adela!
      Muchas gracias por aconsejarme en esto! La verdad es que no tenia ni idea de como hacerlo correctamente. He actuado de corazón abierto, pensando que ¡poniendo los links al trabajo de Romina al final del artículo, y recomendandola sería suficiente!
      Ahora he aprendido que si no pongo comillas o el texto en italico y el nombre justo despues de la cita se llama “plágio” 😮
      Que novata que soy, y eso que pensava yo que me había informado bien de todo lo necesario para hacer un blog…
      ¡No me volverá a pasar seguro!
      Un saludo,
      Sara

      • Adela says:

        Bueno, yo no soy bloguera, pero cada vez que copio algo escrito por otra persona de manera textual, procuro que no exista la confusión y que parezca que lo he escrito yo. Normalmente pongo comillas y mencionó que ese texto es obra de Fulanito o menganito. Más que nada para facilitar a las personas que me leen la posterior consulta de textos y entradas.
        Es una regla de sentido común, no crees?
        De todos modos tampoco creo que la sangre llegue al río. Romina es una buena persona y con una disculpa por tu parte estoy segura que te perdona.
        Todos aprendemos, Sara.
        Un saludo y ánimo con tu blog.

  2. AMELIA says:

    QUE BUENO SABER QUE AL FINAL EL AMOR TRIUNFA DE ESO SE TRATA ESTE ARTICULO , EN TODO CASO ESTA MUY BUENO YO SOY DE CHILE Y ESTAMOS INCURSIONANDO EN EL TEMA CON NUESTROS JARDINES , POR LO TANTO ME SIRVIÓ MUCHO ESTE TEMA
    C
    GRACIAS ABRAZOS PARA TODAS

Deja un comentario