La primera fase de mi ciclo menstrual – La Doncella (pre-ovulación)

La primera fase de mi ciclo menstrual – La Doncella (pre-ovulación)Un relato escrito desde la energía de La Doncella o Virgen -en la primera fase del ciclo menstrual.

De repente, de un día para otro, mi energía cambió por completo. Pasé de necesitar tranquilidad, silencio y soledad a querer comerme el mundo. Me transformé de Anciana Sabia en Doncella, el arquetipo de la Virgen.

Para leer la fase anterior puedes ir al artículo “La cuarta fase de mi ciclo menstrual: la Anciana Sabia (menstruación)”.

Para leer la siguiente fase puedes ir al artículo “La segunda fase de mi ciclo menstrual: la Madre (ovulación)”.


La doncella: activa, alegre y ligera

Me desperté alegre y ligera. Me apetecía ese paseo que me había propuesto el día anterior, con alguna pereza, para hacer publicidad al círculo de madres y a las sesiones de Mindfulness que ofrezco.
Salí de casa sintiéndome fresca, divertida. La previsión de un día llenísimo de cosas que hacer y lugares donde ir no me causaba ansiedad y presión en el pecho como me había causado hacía unos días. Por lo contrario, me entusiasmaba, ¡me animaba! Estaba llena de energía y sentía inmensas ganas de actividad.

Desaparecieron la necesidad de calma y de ir poco a poco. De repente, la prisa y el tener poco tiempo me cargaban las pilas y me empujaban hacia adelante con alegría.
Éste fue un gran descubrimiento. Hasta ahora veía la ansiedad y el nerviosismo como un problema para mí. Ahora siento que si respeto mis necesidades en cada fase del ciclo a lo mejor deja de ser un problema.

A lo largo de la mañana me encontré con mucha gente. En cada tienda o local donde entraba para dejar publicidad había una persona con quien hablar. ¡Y qué ganas de hablar!
Con cada una de ellas se estableció una conversación animada, divertida, llena de luz. Las palabras y las bromas me salían con soltura, la conexión corazón a corazón a través de la mirada a los ojos me era fácil y placentera.

Me sentía como una estrella brillante, una flor fresca y bonita contagiando su magia allá donde iba.

Era día de mercado en Banyoles, el pueblo encantador  junto a un lago que había escogido para hacer mi publicidad. Las calles estaban llenas de gente que caminaban de aquí para allá sin cesar. Colores, olores, ruidos.

Allí me sentía como pez en el agua, flipando con lo diferente que me sentía en esta fase, comparando con la fase anterior, la Anciana Sabia. Decidí aprovechar al máximo esta energía, bañarme en ella, florecer en ella, difundir mi luz y contagiar a cada persona que se cruzara en mi camino. Me sorprendía mi facilidad para comunicarme, mi seguridad y autoestima.

Y, más que todo, sentía ganas de jugar. Tenía la sensación de ser bonita, de tener luz y de que el mundo estaba lleno de belleza. Ganas de aventura, de reír, de hablar de cosas poco profundas. De explorar las cosas mundanas y vivirlas con todo mi ser.

La creatividad de la doncella

Y luego vino otro aspecto de la energía del arquetipo de la doncella o virgen: la creatividad.
No la creatividad de la Anciana Sabia que expresa lo de dentro, aquello que es tan profundo que no hay palabras, fluido y lleno de significado, lejos de un discurso racional, hablando, si habla alguno, el idioma del alma y de eso que nos une a todos.

La creatividad de la doncella es hacia fuera.

Con facilidad brotan ideas para proyectos en lo profesional y en lo privado. Bonitas ideas conectadas con lo que quiere el alma, sí, y dándole expresión hacia el exterior.

Los días que ya pasaron de la primera fase de  mi ciclo menstrual, la fase de pre-ovulación, la doncella, transcurrieron fluctuantes, bañándome en esta energía. Unos días estaba más activa como olas en un océano y otros más tranquila como las aguas del lago de Banyoles.

Ahora siento que se despide la euforia de la Doncella. Ya empieza la fase de la Madre, con suavidad.

Para leer la siguiente fase puedes ir al artículo “La segunda fase de mi ciclo menstrual: la Madre (ovulación)”.


Mis relatos del ciclo menstrual son hechos sin mirar referencias, simplemente escribiendo lo que siento en cada fase. Me encanta contrastarlos después, y me asombro como todo coincide con la sabiduría ancestral que existe sobre el ciclo de la mujer. Si quieres saber más, te recomiendo la página de una hermana sabia, Sophia Style, Mujer Cíclica. Allí puedes encontrar información sobre cada arquetipo, en este caso la doncella, y también formaciones online muy interesantes.

Si quieres saber más todavía sobre tu ciclo menstrual, ciclo lunar, ciclo femenino o ciclo de la mujer, sus fases y cómo vivir en armonía con ellas, te recomiendo este libro de la escritora Miranda Gray, Luna Roja. Ofrece una profunda y clarificadora visión de nuestra naturaleza cíclica y de los dones y posibilidades que encierra el ciclo menstrual.

Si te gustó este post “La primera fase de mi ciclo menstrual: La doncella (pre-ovulación)”, si te ayudó a sentir que no estás sola, a comprenderte o reconocerte, déjame un comentario, ¡estaré encantada de leerlo y contestarlo! También me puedes seguir en Facebook e Instagram, y suscribirte a este blog para estar al día de los nuevos artículos, talleres y promociones. Un abrazo de corazón.,

Deja un comentario