Solo te veo a ti – poema del puerperio

Solo te veo a tiDesde las profundidades del puerperio, del postparto inmediato – Lua Llum tenía 3 meses – sale este poema, tan sentido, tan puro, que quiero compartir. Solo te veo a ti…

Es mi primer escrito después de parir. Cuando, poco a poco empezó a emanar de mí el deseo de expresar de forma creativa la avalancha de emociones que me ha traído la maternidad.

En la cama, con Lua Llum pegada a la teta, casi sin luz, solo con una mano libre, nació este pequeño poema, acompañado de un pequeño dibujo…

Desde las profundidades del puerperio, tan intenso, tan oscuro, tan cálido…

Lleno de amor, rebosante de temor.

Tan vivo, tan profundo, tan solitario y tan juntas…

Nació una madre, apareció la niña, dolida, aterrada. La madre necesitaba cuidar a su bebé, y a la vez, a su niña herida. A su bebé interior. Reconocer su belleza, su inocencia. Tan dulce como su hija. Aunque fea, tremenda porque estaba enfadada.

En aquel entonces, hace casi dos años, no pensé decir nunca lo que diré (aunque me lo comentaban): doy las gracias por este puerperio tan duro, que me dio la oportunidad de sanar, de amarme e integrar Mi monstruo en mí. De aprender que Dentro de mi hay de todo. Como ya viene a ser costumbre, ¡gracias mi hija, mi maestra!
mi bebe


Solo te veo a ti

Qué imagen más hermosa
Ven mis ojos desde aquí
En la luz tenue de la noche
Solo te veo a ti
 
Que emoción más gustosa
Siente mi corazón de te ver
Nuestra cama se llena con tu calor
Te amo a ti mi bebé…


¡Gracias a ti por leerme! Espero llegar al corazón de la madre – quizás tu – que en este instante está pasando por lo mismo. Que ahora mismo se siente sola, hundida en las aguas profundas del post parto, que piensa que quizás es la única que siente así… que no entiende la controversia de sus emociones, que cree enloquecer en cualquier momento… y decirte… no estás sola… todo está bien… tú eres fuerte, eres suave, eres perfecta, eres madre. Y niña que llora, ¡y tienes todo el derecho del mundo a sentirte así! Es natural, es sanación…

Mi hija, te dedico este poema del puerperio “Solo te veo a ti”, ahora que ya empiezo lentamente a querer ver otras cosas, y intento abrazar la culpa que esto me provoca, entender la controversia de mis emociones en este momento tan intenso. Mi hija de dos años ya…

Deja un comentario