Cómo hablar con mi alma (en 6 pasos)

Cómo hablar con mi alma (en 6 pasos)El estilo de vida que llevamos en la sociedad actual – la falta de tiempo, el exceso de input basura, la educación puramente cognitiva (olvidando la emocional) – nos hace tomar decisiones desde un estado de desconexión con nuestra esencia. Actuamos desde una de las mil caras de nuestro ego, lo que nos aleja cada vez más de la vida que nos llena y nos trae felicidad. Aquí deseo compartir con vosotros como he logrado hoy hablar con mi alma, con mi esencia más profunda.

Llega el final del año…

Se acerca el final del año y como siempre me pongo pensativa…

¿Cuáles son mis objetivos para el año que viene?
¿Y qué quiero dejar atrás?

Siento la necesidad de meditar para aplanar las aguas turbulentas de mi mente, para poder sentir con claridad. Tengo muchas ideas, varias puertas que puedo abrir y no me consigo decidir por ninguna. Siento que mi ego me domina en muchos momentos, y anhelo la pureza de mi esencia, la que siento cuando sé cuál es mi camino.

Por eso, este año decido hacer una conversación meditativa con mi alma. Las preguntas clave son: ¿Qué objetivos tengo para el año que viene? ¿Y que quiero dejar atrás?

¡Vía libre!

Mi hija ya está con mi marido a punto de dormirse, ¡vía libre para empezar! Busco mi tambor chamánico en medio del desorden que es mi habitación (que ganas de ordenarla!) y empiezo a caminar.

6 pasos para hablar con mi alma

1 . Encuentro y creo mi templo

La baqueta baila en mi mano y del tambor salen tonos suaves. Me dejo guiar por el instinto, pongo intención en encontrar un lugar ideal para mi meditación. A mí me es más fácil meditar en el bosque, pero también nos podemos crear nuestro templo en casa, colocándonos en un lugar de la casa que nos guste y decorándolo con objetos que sentimos que nos pueden ayudar a conectar.

Encuentro mi lugar ideal, sentándome en medio de dos margaritas, con dos árboles grandes delante y el sol a la derecha.

Abro mi templo, diciendo:

Yo, Sara Nima, invoco a las energías de la madre tierra, del padre sol, del viento y de la lluvia, de los minerales, las plantas y los animales, y delante vuestro declaro este espacio espacio sagrado y de sanación.

Para abrir el espacio coloco la piedra de mi collar en un sitio determinado, la misma que recogeré en el momento de cerrar el espacio. Desde el chamanismo Q’ero explican que para dar más credibilidad a nuestras palabras, nuestra mente necesita que sean acompañadas de una acción física. Por eso la piedra.
Para mi también es muy importante escuchar a mi cuerpo y ponerme en una postura cómoda. Hoy la he encontrado utilizando mis zapatos de cojín de meditación.

2. Meditación de conexión

Paso a mi meditación de conexión con los cuatro elementos, para empezar a quitarme capas y entrar en las profundidades de mi ser. Confieso que hoy me cuesta sentir la conexión. Pero no me desanimo. Lo intento algunas veces y sigo…

Esta meditación la comparto aquí. También estoy segura que cualquier meditación que te guste servirá.

3. Canción de sanación

Vuelvo a coger mi tambor, que me encanta, y me ayuda mucho a volver a mí. Tocándolo con cariño entro en una especie trance cantado… quiero decir que me concentro en el sonido y en como la vibración entra en mi corazón, y canto lo que me viene, sin pensar. Algo así:

Padre cielo ayúdame a abrir mi corazón
Madre tierra ayúdame a abrir mi corazón
Tamborcito mío ayúdame ayayaya abrir mi corazón.

Corazoncito mío, sé que sientes dolor,
te abrazo, te acuno, te amo, estoy aquí.
Ábrete solo un poquito para poder ver la que soy,
lo que quiero hacer.

Y siguiendo… ¡Lo que salga!
Puedes usar cualquier otro instrumento, o ninguno, cada uno descubrirá su manera.

4. Manos en el corazón…

Estoy más tranquila, en armonía. Pero todavía me siento desconectada de mí. Mil pensamientos. Y sensaciones creadas por esos pensamientos. Pero mi esencia pura, mi alma, ¿dónde está?Respiro profundamente, pongo las manos en mi pecho y… ¡magia! ¡Ahora si me siento! Las manos son el prolongamiento del corazón, y cuando me pierdo, poner una o las dos manos en el corazón es un método infalible para volverme a encontrar.

Lo que sientas debajo de tus manitas cuando descansan en tu pecho eres tú, no hay ninguna posibilidad que así no sea.

palabras sabias de una gran maestra mía.

5. Conversa con mi alma

Ahora estoy lista para preguntar y escuchar mis respuestas más profundas…

¿Cuáles son mis objetivos profesionales para el futuro próximo, y donde quiero vivir?

Las respuestas profundas a mí me llegan desde el corazón, primero como una sensación, que se va definiendo y concretando, hasta transformarse en palabras. Y siempre es una sensación agradable, que me llena de alegría, amor, y muchas ganas de vivir.

Ahora vuelvo a saber que mi anhelo más profundo es Suramérica. Me inspira, me conecta, me hace sentir viva. Ahora sé que lo más importante para mí es estar con mi hija hasta los tres años, más importante que ir a trabajar. Ahora me vuelve a la memoria y al corazón, que mi proyecto personal más importante es ¡escribir, escribir, escribir!

Las respuestas me han sorprendido, y eso es para mí una señal de que son verdaderas – ¡y también de mi desconexión!

Decido conversar con mi alma más a menudo.

6. Cierre

Me inclino delante la Madre Tierra con las manos juntas en mi pecho en un gesto de gratitud y digo:

Yo Sara Nima, doy las gracias a las energías de la madre tierra, del padre sol, del viento y de la lluvia, de los minerales, de las plantas y de los animales y cierro por hoy este espacio sagrado y de sanación.

Cojo mi piedra como gesto de cierre, me inclino delante del lugar, cojo mi tambor y me voy a casa, que mi hija ya debe estar buscando a su mami.

Cuenta-me cómo hablas tú con tu alma, tu manera de abrir camino para hablar con tu esencia. ¡Me encantará leerte!

Deja un comentario