RETO 21 días: Aceptar mi pareja tal como es, sin juzgar, sin querer cambiarlo

RETO: Aceptar mi pareja tal como es, sin juzgar, sin querer cambiarloEs en la relación de pareja donde salen a la luz las sombras. Donde se hacen visibles patrones adquiridos de nuestros ancestros. Comportamientos nocivos. Donde los egos luchan. En la relación de pareja todo se destapa. Es un lugar ideal para (des)aprender, para evolucionar como persona y conocernos a fondo. Hace años que tengo un objetivo continuo, que es poder aceptar mi pareja tal como es, sin juzgar, sin querer cambiarlo. Amarlo, solo amarlo, sin querer tener la razón… Sin intentar que viva como yo (por su bien).

Y si la relación de pareja simboliza la escuela, las relaciones dentro de la familia (pareja con hijos) es la universidad. Todo se amplia, todo se hace más complejo.

Por eso he decidido desafiarme (te) a una serie de retos – soy consciente que este tema requiere tiempo, dedicación, decisión y paciencia – para cambiarme a mí en nuestra relación de pareja. Si para ti también es un tema importante y costoso de cambiar, te invito a que caminemos juntas durante estos 21 días.

¿Por dónde empezar?

Empiezo por un comportamiento mío que cada vez me hace sentir más incómoda: El hecho de corregir su manera de actuar o hablar con nuestra hija al momento y delante de ella. (¡Y mira que hemos hablado de esto cuando estaba embarazada!)

Padre y hijaHoy decido no quitarle más la credibilidad a Mar Sereno delante de nuestra hija. Decido dejar de interferir en su manera de hacer. Decido que me callo y hablo con él más tarde a solas. Siento que ha llegado el momento de dejar la frustración y la culpa atrás y actuar para cambiarme.

Así soy yo… ¿y tú?

Me gusta organizar. Tengo muchas ideas. Soy entusiasta y tengo fuerza para llevar mis ideas adelante. Me gusta investigar los temas que me interesan, me gusta formarme y crecer.

Y sí, me gusta que se hagan las cosas como yo quiero. Tengo la idea bien arraigada que yo sí sé cómo se hace, y mejor lo hago yo para que quede bien hecho. Me cargo con inmensas tareas y las hago a la perfección.

Me agoto. Estoy exhausta. Me encantaría soltar las riendas y amo cuando otra persona asume el mando. La responsabilidad de seguir adelante. El peso de la decisión. Me puedo relajar… que descanso…

Y vuelve el ego, enérgico, gruñón, arrogante como es… y se vuelve contra Mar Sereno: ¡Que no lo estás haciendo bien, que yo sí que sé cómo se hace! Le ataco y aprovecho cada ocasión para hacerlo sentir culpable:
“Los perros no tenían agua” – Que ya sabes que es tu tarea hacerlo y lo has olvidado.
Lua Llum ha dormido pocas horas por la noche y ahora se ha despertado” – ¡Porque tú has hecho ruido! Siempre igual, ¿que no sabes ser más silencioso?

CulpaEste afán de autoridad, de perfeccionismo retorcido, este miedo (pánico) a hacer algo mal se extiende, está claro, al acompañamiento de nuestra hija. Se suma que yo soy la que tengo formación y trabajo en educación (que mejor para mi ego para sentirse superior).

Me siento culpable por ser así, cansada de estos viejos vestidos ( patrones) que ya no me sirven.

Quiero quitarme la ropa, ponerla al fuego que todo purifica. Quiero dar un paso más hacia mi desnudez, hacia la vida en pelotas donde el brillo de mi esencia se puede ver de lejos, sin ganas de esconderme más detrás de viejas armaduras.

Renacer, quitar pesoSiento que ha llegado el momento de renacer, de quitar peso. El momento de transformar el anhelar vivir desde el corazón, a llevarlo a la práctica, con mi decisión consciente y ACTUAR y HABLAR desde el corazón ahora y aquí.

Me propongo un RETO para crear un nuevo y sano patron – ¿me acompañas?

Uno de los propósitos de este blog es proponerme RETOS para cambiar viejas conductas y transformarlas en nuevos y sanos patrones de comportamiento. Y de poder inspirar a quien lo necesite de proponerse lo mismo. Sé lo que es quejarme de mi misma sin tomar las riendas para cambiarme. Lo he hecho durante décadas. Ahora sé, que es posible cambiar lo que no me gusta, solo hace falta tiempo, y sobretodo ACCION, convicción, compromiso y disciplina.

Quiero empezar el año con un RETO de verdad, imposible de conseguir hasta el momento. Necesito escribirlo para afrontarlo. Me encantará si te quieres unir a mí en este hacer, porque la unión del grupo da fuerza para seguir.

Se necesitan dos ingredientes fundamentales: la disciplina y el compromiso. Crear un hábito es como utilizar un músculo que hace tiempo que no utilizas.
Mery Viñas, psicóloga y coach

El RETO principal, gigante, y en el que estoy trabajando desde hace años, es aceptar mi pareja tal como es, sin juzgar, sin quererlo cambiar. Hago pequeños pasos, que tengo que reconocer para no desanimarme.

Aceptar mi pareja sin querer cambiarloPorque los patrones de comportamiento (odioso) siguen allí. ¡A menudo me desespera la fuerza de tales automatismos! Por más que tenga claro que quiero actuar desde el amor, por más que esté cansada de culpar, reprochar, luchar por tener la razón, juzgar, usar la ironía, enfadarme por tonterías, en la hora de la verdad, en el momento que hace falta actuar… PAM! Allí está mi ego armado hasta los dientes, curtido con mis batallas de esta vida y de otras, con las batallas de mis ancestros y la historia de la humanidad, ¡que esta clarísimo que tiene que luchar! ¿Que otro camino puede haber?

Soltar, confiar, dejar caer las armas, AMAR desnuda y de corazón abierto… este es el anhelo de mi alma, y estoy decidida en hacerlo realidad, ¡ahora y ya!

Como el RETO aceptar mi pareja tal como es, sin juzgar, sin quererlo cambiar es tan colosal para mí, quiero ir por partes. Pasito a pasito.

Lo que quieres convertir en un hábito, debe conectarte con algo que realmente te motive. Solo se pueden crear con aquellos objetivos y valores con los que te sientas alineado.
Mery Viñas

Si tienes algún tema de pareja o de la relación pareja/hijo(a), aunque no sea el mismo, también te puedes unir al grupo. Todas somos diferentes y afrontamos maneras de actuar distintas. Si hay un deseo común de cambiar y transformar un viejo patrón en amor, te invito a participar.

RETO de 21 días: Me callo y hablo con su padre más tarde a solas

Mar Sereno debe sentirse un delincuente perseguido en su propia casa.
Ay como me cuesta escribir esto, siento cada palabra como un latigazo de culpa y tristeza. ¡Pero es necesario para poderlo cambiar! Fuerza, ¡atrévete a salir!

Aceptar mi pareja sin juzgarCuándo estamos los tres en casa, mi atención interna se focaliza en su manera de hablar y de actuar con nuestra hija, para poder alertar y corregirlo rápidamente cuando hay algo en su hacer que no coincide con mi imagen de la educación respetuosa perfecta. Como si el mundo acabara por cada pequeño detalle que se sale de la perfección. Como si un segundo de relajamiento de mi atención pudiera provocar daños irreparables en nuestra hija.

¡Que exigencia, como cansa vivir así!

¿Me pregunto cómo me aguanta? ¿Y cómo me aguanto yo?

Sabiendo que esa no soy yo, es solo parte de mí, un comportamiento aprendido, vestido, que puedo arrancarme del cuerpo cuando me lo proponga de verdad. ¡Y a eso voy!

Ritual chamanicoUn ritual chamánico para cambiar viejos patrones

Dicen que hace falta mínimo 21 días para cambiar una costumbre.
Dicen los chamanes Q’eros que hay 3 niveles en los que tenemos que actuar para conseguir el cambio deseado. A nivel físico, energético y simbólico. Para integrar el cambio a todos los niveles haremos un ritual chamánico muy simple, precioso y efectivo.

Si quieres unirte a este RETO, puedes escribirme un email a meatrevoasalir@gmail.com, con tu nombre y tu número de móvil. Crearé un grupo de Whatsapp donde nos podemos dar fuerza y explicar nuestras dificultades, emociones, lo que necesitemos. Donde compartiré citas inspiradoras, y herramientas para conseguir nuestro objetivo.

Por email te daré indicaciones para hacer todas juntas desde nuestras casas el ritual chamánico para dar fuerza al cambio que queramos conseguir, y hacerlo realidad.

Empezaremos el día 20/02, para dar tiempo a que se cree un grupo.

¡Yo estoy motivada! ¿Y tú? Decidida a callarme y a hablar con el padre de mi hija más tarde a solas, decidida a practicar el amar sin juzgar, a aceptar mi pareja tal como es, sin quererlo cambiar. ¡Espero tu email! ¡Hasta martes que viene!

Deja un comentario