Recolección y elaboración de aceite de hipérico – Recetas Chamánicas

Recolección y elaboración de aceite de hipérico - recetas chamánicasCon este post doy inicio a un nuevo apartado de este blog: las Recetas Chamánicas. Son recetas de medicinas o comidas preparadas de lo que la Madre Tierra nos da y recolectadas y elaboradas con total respeto hacia ella, ritualizando el proceso y haciendo magia en todos los sentidos.

También te puede interesar la Receta Chamanica de la recolección, elaboración y propiedades de la infusión de hipérico y de la infusión de malva.

¿Qué es un chamán?

El Chamán es el humano más poderoso y respetado de una tribu. Es el maestro espiritual, el médico y el psicólogo. Es el que sabe cómo funciona el universo, el que sabe hacer magia, porque está en harmonía con la Tierra. El que sabe cómo funciona nuestro subconsciente, el que conoce su poder, y lo utiliza con conciencia. Todas las dudas y peticiones de los miembros de la tribu se dirigen a él: enfermedades, condiciones meteorológicas, dudas existenciales, el amor…

En los tiempos de hoy, y definiéndolo para mí, ser Chamana es alinearme con el Universo, respetar y amar a nuestra Pachamama, ritualizar las pequeñas cosas de la vida para devolverle la magia, conocerme cada vez más, y como no, reconocer mi poder, vivir conscientemente y arriesgarme a decidir, tomando la responsabilidad total sobre mi vida.

¿Qué quiero decir con Recetas Chamánicas?

En las recetas chamánicas os explicaré mi forma de elaborar ciertas medicinas y platos deliciosos, teniendo como base la ritualización – devolviéndole así el valor a las pequeñas cosas de nuestro día a día –  y el respeto y la unión con la Madre Tierra, obteniendo un resultado verdaderamente mágico y cargado de lo que queremos – amor, respeto, gratitud, alegría…

¿Por qué es importante con que energía hacemos las cosas, o que intención le ponemos?

Porque todo es energía, y todo está conectado. No hay un aceite o una planta separada de nosotros, nuestras energías se unen. Y sobre todo, porque para nuestro subconsciente – o para el universo -, la intención que ponemos, en forma de pensamiento/palabra y sentimiento, es reconocida como la verdad. Y todo se alineará para que esa intención se realice. Cualquier medicina hecha con respeto y amor y con la intención de sanar será más potente que si la hacemos de forma mecánica y desconectada o pensando en alguna cosa que nos enfada o que nos entristece, por ejemplo.

Tenemos más poder de lo que pensamos. Sobre nosotros mismos y sobre lo que hacemos.

Explicado en pocas palabras, porque este es un tema extenso en el que se podría profundizar mucho, y no es el objetivo de este post.

Hipérico o hierba de San Joan¿Qué es el hipérico y para qué sirve su aceite?

El hipérico es una planta originaria de Europa, que también se ha extendido por América. Tiene un tallo largo y ramificado que puede alcanzar hasta un metro de largo. Sus flores son doradas y empiezan a florecer al final de Mayo. Suele estar más espléndida a final de Junio, por lo que también se suele llamar “Hierba de San Juan”. Es la planta de sol. Es una planta muy masculina, con mucho poder, que almacena en ella la energía del sol.

El aceite de hipérico es mano de santo para diversos males:
  • Para la depresión. Es un conocido y estudiado antidepresivo, más efectivo que muchos fármacos (en este caso no se usa en forma de aceite, más bien en infusion o cápsulas).
  • Para todo tipo de quemaduras – aplicándolo con un pequeño masaje al final del día, para que pueda actuar durante la noche.
  • Dolores musculares, contracturas… Aplicado con un pequeño masaje en la zona afectada.
  • Para cualquier golpe o herida sin sangre (cerrada) como moratones o esguinces.
  • Para acné, picaduras, herpes y cualquier afección de la piel
  • Para la mejor cicatrización de heridas
  • Como crema cosmética, aplicando una gotita sobre el rostro antes de ir a dormir.
  • Como crema corporal, aplicado con un pequeño masaje por todo el cuerpo al final del día.
  • (…)

Si quieres saber más, puedes encontrar toda la información detallada aquí.

Advertencia: Nunca te apliques aceite de hipérico si despues vas a estar al sol. El sol hace reacción con el aceite, ¡te puede quemar y dejarte peor de lo que estabas! Así que, úsalo siempre por la tarde-noche, cuando ya no salgas de casa. Si la zona está tapada con ropa puedes usarlo a cualquier hora.

Recolección y elaboración de aceite de hipéricoReceta Chamánica: Recolección y elaboración de aceite de hipérico o hierba de San Joan

¿Cuándo? Por San Juan, un poco antes, empieza a florecer el hipérico o hierba de San Joan en gran parte de Europa. La encontramos con sus florecitas amarillas en el borde de los caminos, en los campos y en los márgenes de los bosques.

Para recogerlas, escogemos una mañana de sol de luna creciente o luna llena.

¿A qué hora? Despiértate temprano, simplemente porque en Junio ya hace calor y estarás más cómodo/a si vas antes. Recuerda que ya tiene que haber salido el sol durante al menos una hora, para que estén bien cargadas de energía.

¿Qué necesito? Coge una bolsa de papel o de tela para recoger las flores. Nunca de plástico, porque el plástico no deja respirar i se marchitan antes. También te irá bien llevar una gorra para protegerte del sol y una botellita de agua para hidratarte. Si te adentras al campo, mejor llevar calzado estable, cerrado. Básicamente es para protegerte de las plantas con pinchos y  si tienes la mala suerte improbable de pisar una serpiente. Así lo hago yo para ir más tranquila :p ¡Nada más!

¿Cómo me sintonizo? Cuando salgas de casa, ves con intención de hacer un paseo agradable. Sin prisas. Un paseo para disfrutar de  la conexión con nuestra Madre Tierra, con el Padre Sol, el agua y el viento. Para sintonizarte puedes hacer la Meditación sencilla de reconexión con la Tierra una vez estés a fuera. En el camino puedes practicar la plena consciencia focalizándote en tu respiración, en tus pasos, y en lo que tus sentidos perciben de tú alrededor: el canto de los pájaros, los colores de las flores, la brisa del viento en tu piel, la libertad de las nubes que corren por el cielo…

¿Adónde voy? Es práctico ya haber identificado un lugar donde haya hipérico en abundancia antes del día de recogerlo. Es verdad que crece en todas partes pero hay lugares especiales que le gustan más que otros. Puedes hacer paseos las semanas antes de San Juan para ver donde empiezan a salir. Si no tienes ni idea de donde ir, prueba a preguntar a las ancianas del pueblo, donde se puede encontrar la hierba de san juan… Si les caes bien, te revelarán sus secretos 😉

Ritual: Cuando llego al lugar donde voy a recolectar las flores, me paro por un momento, respiro, me conecto con ellas mirándolas y sintiendo su energía, y les pido permiso para coger algunas de sus flores, explicando lo haré con mucho cuidado  y que solo cogeré lo que necesito. Siempre lo hago de forma muy intuitiva, con las palabras – habladas o pensadas – que me salen en el momento. Antes de empezar les agradezco de todo el corazón.

Recolección de hipérico con bolsa de papel¿Cómo recolecto las flores? Para recolectar las flores con el máximo respeto hacia esta planta sagrada, las recojo una a una, y solo las flores. Los capullos cerrados, las hojas, los tallos se quedan intactos. Así la planta puede seguir su ciclo natural. Puede parecer más práctico cortar los tallos, pero eso no es verdad. Igualmente en casa tendría que sacar todas las flores una a una del tallo, ya que el aceite solo se hace con las flores.

Durante todo el proceso de recolección pongo intención en disfrutar de esta actividad ancestral. Sé que la planta es sagrada y muy potente y que me acompañará durante todo el año y me ayudará a sanar mis males. Las cojo con alegría, respeto, amor y placer, y esta energía quedará impregnada en mi aceite.

¿Cómo sé si tengo suficientes? Al ver muchas flores es fácil animarse y querer cogerlas todas. La manera de recolectar mencionada arriba – florecita a florecita – es una buena técnica para no coger demasiadas. Así, el indicador para que tengamos suficientes es nuestro cansancio, después de 2-3 horas recolectando. Eso nos puede dar unos 400ml de aceite al final. Dudo que alguien necesite más que esa cuantidad durante un año, para toda la familia.

Secar las flores de hipérico¿Hay que secar las flores antes de hacer el aceite? Una vez acabado nuestro paseo, ya  en casa, aconsejo extender una tela en la terraza y dejar secar las flores durante una hora más o menos, para estar seguras que ya no queda ninguna gota de rocío y para que los pequeños insectos que habitan en ellas tengan tiempo de marchar. Eso lo hacen seguro, no te tienes que preocupar. Cuando se separa la flor de la planta, ellos saben que algo va mal y buscan otro hogar.

¿En que contenedor hago el aceite? Sirve cualquier tarro de cristal que cierre bien. Lo único a tener en cuenta es que sea de cristal transparente.

Tarro de cristal con hipérico y aceite¿Cómo lo preparo? Ahora que ya tengo las flores y los tarros preparados, miro cuidadosamente a las flores extendidas para sacarles cualquier tipo de planta que no sea hipérico y después las pongo dentro de los tarros. Los lleno hasta arriba de flores, sin apretar mucho. Ahora junto el aceite de oliva virgen extra ecológico, hasta que el tarro quede completamente lleno y las flores cubiertas. Mezclo con una cuchara o palo chino de madera para sacar todas las burbujas de aire. Cierro bien.

40 días y 40 noches, aceite de hipérico¿Cuánto tiempo tarda? Escojo un lugar soleado donde dejo los tarros durante 40 días y 40 noches. Durante ese tiempo va bien agitarlos de vez en cuando, girandolos boca abajo.

¿Dónde lo guardo? Pasado los 40 días, cuélalo con una tela o un colador muy fino y guárdalo en recipientes de cristal oscuro. Lo que va muy bien son las pequeñas botellas que tienen gota a gota que se pueden comprar en la farmacia. Así lo tienes dosificado y hasta puedes regalar alguna botellita si te apetece.

¡Y ya está! ¡Ya tienes tu aceite de hipérico chamánico! ¿Fácil verdad? Y que bella es la sensación de estar integrada en la naturaleza, practicando una actividad ancestral, chamánica, de bruja, de mujer empoderada, cuidando y respetando a Pachamama nuestra madre, que nos sostiene y nos alimenta con todo su amor. Así me siento parte de ella, siento que la amo y cuido, cómo ella me cuida a mí. ¡Hasta el martes que viene, Aho!

 

Deja un comentario