El duelo de la primera separación

El duelo de la primera separación
Hoy me siento triste. Un dolor profundo. Me duele cuando veo a mi hija devorar una manzana al vapor entera y luego pedir un plátano. Y comerlo casi todo. Me duele después, porque no me pide teta. Ya está saciada. Y no la he saciado yo con mi leche.

Me siento descolocada. Mi leche y el amor que fluye atreves de ella se quedó en mi pecho. Es un dolor inmenso que me dejo sentir. Sé que es natural que cada vez coma más alimentos del mundo. Sé que es lo mejor para ella. Aun así me permito sentirme perdida y triste.

Porque es lo que siento! Siento que se está acabando una época mágica de fusión total con mi bebe… de unión exclusiva, solo ella y yo…. ha llegado el primer momento de soltar… ¡Dios, como duele! ¡Y los que vendrán! No quiero ni pensar en la adolescencia, o cuando se quiera ir de casa…

Ha llegado el primer momento de soltar… ¡Dios, como duele!

Me acompaño con amor. Es un proceso largo, mutuo, que hacemos pasito a pasito, mi hija y yo. Siento que ella tiene muchas ganas de descubrir el mundo, y a la vez mucha necesidad de buscarme, de saber que estoy, para darle seguridad.
Se va gateando hasta el comedor. Se para, me mira. Vuelve. Se sienta delante de mí con sus manitas en mi pecho. “¿Teta?” Si hijita, la teta esta aquí.

La destapo, ella sonríe, la pone en su boquita durante tres segundos. Y ya se vuelve a ir…

Así estamos hace días, tanto ella como yo envueltas en un proceso de maduración. Y no quiero decir separación. Porque duele…. No quiero que crezca, no quiero que se vaya, quiero que estemos juntitas por mucho tiempo, ¡un tiempo sin fin! Sé que no es correcto ¡pero es lo que siento y lo necesito decir! Dios como cuesta soltar… amar y soltar…

Amar y soltarAmar y soltar

Respiro…y vivo el dolor…con amor. Hacia mí, hacia Lua Llum, y hacia mis tetas.
La quiero en mis brazos…y aprovechar cada momento que tenemos de estar juntitas… te amo hija, con pasión, de todo corazón y justo por eso te abro la puerta, te suelto de mis brazos para que puedas descubrir el mundo… y te vuelvo a acoger cuando te canses, cuando me necesites, cuando busques cobijo y seguridad.

Te doy teta y te balanceo en mis brazos… nos sonreímos, y te vuelvo a soltar…

Qué bonito es este baile si lo vivo desde el amor, hermoso e intenso como la vida misma…
Nos ponemos el chubasquero y bailamos debajo de la lluvia, saboreando cada gota ¡y saltando en cada charco!

Que ganas que llegue la noche y nos durmamos juntas, que te tenga en mis brazos, en mi pecho, sintiendo tu cuerpecito contra el mío.
Cerramos los ojitos… buenos sueños mi amor… la mama esta aquí.

Debes amar de tal manera
que la persona que ames
se sienta libre
Thich Nhat Hanh

 

2 comments

  1. Carla Lima says:

    Como te entendo… E agora, com 19 meses que eu sinto que ela precisa ir meio tempo para uma creche, sinto que ela quer, é algo que não explico só sinto. Mas depois eu, eu sinto uma dor só de imaginar a separação… E ao mesmo tempo vou voltar a ser Eu, mas que eu sou eu agora? E de novo, as saudades dela… Como eles crescem mesmo rápido….

    • Sara says:

      Sim!!!!! Que dificil, intenso, doloroso e bonito!!!! Não dá mesmo para adivinhar todas as emoções que comporta ser mãe… É tão TUDO!

Deja un comentario